martes, 5 de mayo de 2009

Golpe de estado a la Iglesia

Del artículo artero y corrompido que dejo en este enlace, lleno de inmundas flasedades y verdades a medias, me quedo con el final:

Errores de gobierno que han provocado escándalo han sido frecuentes en la historia de la Iglesia y en la del papado. El desenlace de este género de crisis fue lo más a menudo laborioso y difícil. En el caso presente, la salida de la crisis es particularmente delicada porque muchos cardenales y obispos han tenido conocimiento de los hechos desde 1988 y han asumido toda esta evolución con el papa. Es tanto como decir que la situación actual representa un desafío extraordinario: exige de todos los actores sencillez, humildad, renuncia a todo ombliguismo y a toda sed de poder, en resumen un retorno al espíritu del Evangelio.

Esta exigencia se impone a todo el pueblo de Dios, a todos los fieles, incluidos el papa, los cardenales, las conferencias episcopales, los sacerdotes, los diáconos y los agentes de pastoral. La Iglesia, el papa y los obispos recuperarán su libertad de actuación pública, solo si se confiesan y corrigen el error de gobierno contra la fe y las costumbres de la Iglesia. Un papa que se deja dictar, a sí mismo y a sus colaboradores, condiciones previas por un grupo cismático y herético, tal papa no es libre. Y si se escamotea esta constatación, se da inevitablemente la impresión de que las autoridades romanas han cedido a presiones exteriores y no son más que marionetas de la opinión pública y de los media. Medios tradicionalistas toman ya posiciones en este sentido.

Es incontestable que las decisiones tomadas están afectadas de nulidad. A la cuestión de saber cómo difundir la información, hay varias respuestas posibles, comenzando por respuestas negativas. Así, no bastaría con que el cardenal Giovanni Re, que ha firmado el decreto de levantamiento de la excomunión, declare su nulidad, `porque el papa ha reconocido públicamente que esta decisión era la suya también. La segunda cuestión urgente que planeta la salida de la crisis concierne a la reparación paso a paso de los daños causados, especialmente de la pérdida de credibilidad que la Iglesia acaba de encajar en el mundo y en su propio seno. Porque la Iglesia se encuentra ante un enorme montón de escombros. Las decisiones justas piden mucha oración, un esfuerzo de conversión en todos los niveles, el consuelo del Espíritu Santo y de sus siete dones. Los pasos concretos a dar y una autocatarsis de la Iglesia se anuncian extremadamente arduos.

Peter Hünermann,

Profesor emérito de teología dogmática en la Universidad de Tubinga

Presidente de honor de la Asociación europea de teología católica


Ya han destapado sus deseos los herejes modernistas, directamente anular la autoridad del Papa, ni siquiera los sedevacantistas llegan tan lejos. ¡Dios proteja la Iglesia de estos judaizantes!

2 comentarios:

brigante dijo...

Estimado Fernando: te dejo enlace sobre asunto que me preocupa, por si te interesase comentarlo:

http://santaiglesiamilitante.blogspot.com/2009/05/se-traba-el-proceso-de-beatificacion-de.html

¿Crees que la Iglesia se puede ver perjudicada por esta beatificación express que se ha querido plantear desde el primer momento?

Fernando Lizcano de la Rosa dijo...

Brigante, le echo un vistazo y comento. Gracias.